Ascenso y caída de LIDER y la captura de Manuel Baldizón

¿Quién es Manuel Baldizón?

Manuel Antonio Baldizón Méndez es hijo de Salvador Baldizón Táger y Dora Gloria Méndez de Baldizón. Contrajo matrimonio con Rosa María Vargas con quien tuvo dos hijos. Realizó los estudios de nivel medio y diversificado en el Instituto Adolfo V. Hall Central hasta 1987-. Se graduó de abogado y notario en la Universidad Mariano Gálvez de Guatemala y obtuvo un doctorado en derecho en la Universidad de San Carlos de Guatemala.

En el ámbito industrial se sabe que es dueño de empresas de transporte, distribución de cerveza, motocicletas, maquinaria, inmobiliarias, centros comerciales, radios, cable y hoteles.

Trayectoria Política

Fue diputado al Congreso de la República en las legislaturas de 2004-2008 y 2008-2012 por el partido Unidad Nacional de la Esperanza -UNE-.

El Partido LIDER, su agrupación política, nace como un bloque independiente en el Congreso de la República en el año 2008, después de que un grupo de diputados renunciara al partido -UNE-. La razón de la separación fue  por diferencias con el partido. Decidieron, entonces, formar un partido político que pudiera postular a la Presidencia de la República a Manuel Baldizón, quien también renuncia a -UNE- en el 2009, luego de una pugna por la Secretaría General de ese partido.

Para las elecciones del 2011 el partido Libertad Democrática Renovada -LIDER- promovió la candidatura a la presidencia y vicepresidencia al binomio conformado por Manuel Baldizón y Raquel Blandón.

En los resultados de la primera vuelta electoral lograron el 22.81% de los votos y el 46.26% de los votos en segunda vuelta, quedando en segundo lugar, perdiendo las elecciones contra el binomio presidencial del Partido Patriota conformado por Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti, quienes ganaron con el 53.73% de votos válidos.

Para las elecciones de 2015, donde también participó por la presidencia, Baldizón incorporó a su partido a candidatos investigados por corrupción, como su vicepresidenciable Edgar Barquín, Jaime Martínez Loayza y Arnoldo Medrano, candidato a alcalde por Chinautla, a pesar de ser investigados por el Ministerio Público por lavado de dinero.

Baldizón comenzó su campaña electoral con alto porcentaje de preferencia, pero al final su popularidad tuvo un bajón junto con la crisis política que hundió al gobierno del Partido Patriota.

A pesar de un gasto de más de Q60 millones en la contienda electoral, entre las razones por las que llevaron a que su popularidad bajara están por ejemplo la divulgación de un supuesto fraude en la elaboración de su tesis, y la publicación de su libro Rompiendo Paradigmas, donde no colocó en cita textual de otros autores, dejando dudas en el error.

En 2015, el partido LIDER fue suspendido durante seis meses por incurrir en campaña electoral anticipada. Baldizón solicitó desafiliase del partido para seguir promocionando su imagen, pero la petición fue rechazada por el TSE.

Ese mismo año, la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala -CICIG-, presentó solicitud de antejuicio contra Edgar Barquín, candidato a vicepresidente por LIDER, señalado de lavado de dinero junto a su hermano, el diputado de la misma agrupación Manuel Barquín y Jaime Martínez Loayza, también legislador. La CICIG también solicitó antejuicios contra varios diputados de LIDER por chantaje para comprar plazas en el ministerio de Desarrollo Social.

Baldizón anunció el 14 de septiembre de 2015, su intención de retirarse de LIDER y de la política, después de fracasar en su intento de llegar a competir en la segunda vuelta por la Presidencia de Guatemala. También denunció anomalías en ese proceso electoral.

En las elecciones generales realizadas en Guatemala el 6 de septiembre de 2015, el binomio presidencial formado por Baldizón  y Édgar Barquín por el partido LIDER, el 19.38% del sufragio, ubicándose en el tercer lugar de las preferencias del electorado. Por delante quedaron el comediante Jimmy Morales y la candidata de UNE Sandra Torres.

El partido LIDER sale de la palestra, dejando salpicados a varios de sus miembros

Ocho años después de su creación, ya no queda ni un rastro de esa agrupación liderista. El partido fue cancelado por el Tribunal Supremo Electoral al sobrepasar el techo de campaña y sus principales figuras fueron alcanzadas por la justicia.

Dos meses antes de la primera vuelta electoral 2015, el Ministerio Público y la CICIG presentaron varias solicitudes de antejuicio.

Los diputados Mario Rivera, Mirza Arrega, Luis Chávez y Mario Yáñez fueron señalados al igual que el alcalde de Chinautla, Arnoldo Medrano.

Mario Rivera era uno de los diputados más antiguos en el Congreso. El MP lo señaló de poseer viviendas de lujo y Q9 millones en el banco, los cuales no corresponden a su salario como diputado.

Unos días después Edgar Barquín, compañero de fórmula de Baldizón, fue señalado de tráfico de influencias por el caso conocido como Lavado y Política.

El caso de Lavado y Política también vinculó a los diputados Jaime Martínez y Manuel Barquín.

Meses después la tragedia de El Cambray alcanzó a Antonio Coro, quien también suma una denuncia por la millonaria indemnización que cobró en la Municipalidad de Santa Catarina Pinula.

Luis Rabbé también cayó en desgracia al tener que huir de la justicia por su vínculo con el caso de Plazas Fantasmas.

Con la cancelación de LIDER, los pocos diputados que continuaron siendo afines a Baldizón se quedaron como independientes.

Uno de ellos es Roberto Villate, quien tiene proceso de antejuicio, por financiamiento electoral ilícito. La denuncia pesa sobre él por el cargo que ocupó de Secretario General.

¿Y qué pasó con el presidenciable Baldizón?

El caso más paradigmático lo registra la captura de su máximo líder, Manuel Baldizón. El ex candidato presidencial fue detenido el sábado al intentar ingresar a los Estados Unidos de manera ilegal, según las autoridades estadounidenses; también por existir contra él orden de captura a través de la Interpol.

Es acusado de asociación ilícita, cohecho pasivo y lavado de dinero u otros activos, esto por supuestamente recibir US$3 millones en sobornos de la empresa Odebretch, por lo que el gobierno guatemalteco solicitó su extradición al suelo chapín, para ser enjuiciado por ese delito.

Como respuesta a la solicitud de extradición, Baldizón pronto solicitó asilo en los EE.UU. aduciendo que la solicitud de expulsión del país del Norte es una persecución por cuestiones políticas.

Aunque Baldizón solicitó el estatus de asilo a la Oficina de Protección de Refugiados de Estados Unidos, el guatemalteco permanecerá en ese recinto hasta que se defina su situación o que se brinde la audiencia respectiva.

La Declaración Universal de Derechos Humanos dispone que en caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo y a disfrutar de él en cualquier país, y que este derecho “no puede ser invocado contra una acción judicial por delitos comunes”.

A la vez, la Convención sobre Asilo Diplomático dice que corresponde al Estado asilante la calificación de la naturaleza del delito o de los motivos de la persecución, y que “no es lícito conceder asilo a personas que al tiempo de solicitarlo se encuentren inculpadas o procesadas en forma ante tribunales ordinarios competentes y por delitos comunes”.

En todo caso, el debate sobre el asilo solicitado por el político empresario gira en torno a si el solicitante del asilo es un perseguido político o es un sindicado de la comisión de delitos comunes. Si este fuera el caso, el asilo obviamente no procedería y lo conducente, en consecuencia, sería su detención en suelo estadounidense y su repatriación para que sea juzgado en un juicio justo y garantista.

¿De qué se le acusa?

En 2013 las cuentas bancarias del excandidato presidencial Manuel Baldizón habrían recibido tres depósitos de 1.2 millones millones de dólares cada uno, como parte de una negociación para conseguir la aprobación de la iniciativa de ley 4583, para un  préstamo a favor de la constructora brasileña Odebrecht, S.A.

La constructora habría ofrecido entregar 3 millones de dólares (Q22 millones 20 mil) al ex candidato presidencial. La cifra habría sido pactada entre Baldizón, el ex ministro de Comunicaciones, Alejandro Sinibaldi, y Carlos Machado, directivo de la constructora, durante una reunión en la cual participaron los tres, para viabilizar la modificación al contrato inicial 53-2012.

El referido contrato se relacionaba con la ampliación de la carretera CA-02 a Occidente, a cuatro carriles. El monto total del contrato sería de unos 300 millones de dólares (unos Q2 mil 202 millones), de los cuales también se pagaría una comisión del 7.5 por ciento a Sinibaldi para lograr la modificación del contrato, o sea 19.7 millones de dólares (aproximadamente Q144 millones 598 mil).

Esa “comisión” también fue repartida con el empresario Carlos Batres Gil, de quien se dijo que fue secretario privado de Roxana Baldetti, y ahora prófugo de la justicia, quien habría recibido 4 millones 900 mil dólares, según el pacto entre Sinibaldi y Odebrecht.

Sinibaldi tiene orden de captura por el mismo caso, la que fue girada por el Juzgado de Mayor Riesgo D, que amplió la alerta roja de búsqueda y detención en su contra a la Interpol. El ex ministro también es buscado por la justicia guatemalteca en los casos Construcción y Corrupción, y Cooptación del Estado de Guatemala.

Ahora la posibilidad de que Manuel Antonio Baldizón Méndez, ex candidato a la presidencia por el partido Líder, e involucrado en el caso de sobornos de la firma brasileña Odebrecht, entre otros casos, está en manos de las autoridades migratorias de Estados Unidos.

 

Walter Franco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *