Crisis política en Honduras: facción de izquierda radical enquistada en Congreso de EEUU y sus representantes en países del “Triangulo Norte de CA”

Crisis política en Honduras: facción de izquierda radical enquistada en Congreso de EEUU y sus representantes en países del “Triangulo Norte de CA” acusan de fraude al Presidente Juan Orlando Hernández
REPRESENTANTE IMPULSOR DE REVOLUCIÓN OBAMA/CASTRO ELIOT ENGEL, ÁLVARO COLOM DE GUATEMALA Y MIEMBROS DEL FMLN SALVADOREÑO MUESTRAN SU APOYO A SALVADOR NASRALLA
Por J. Federico Rodríguez-Paúl L.

A los ocho días de haberse llevado a cabo las elecciones presidenciales del vecino país de Honduras, la repetición de conteos y el último escrutinio convocado por el Tribunal Supremo Electoral, iniciado el viernes por la noche, el candidato de la Alianza Nacional Opositora Salvador Nasralla, hábil político ex presentador de televisión, ha declarado que los autores de los destrozos por protestas contra la falta de celeridad del TSE para consolidar los resultados, no forman parte de sus seguidores (a los que dos días después la elección se integraron los del hijo del expresidente Manuel Zelaya, quien se ubicó en un tercer lugar) sino pandilleros, que según él estarían dirigidos por alguna de las fuerzas de choque que vienen operando en Honduras que en facha aún reciente, fueron relacionadas por sus nexos con los financistas de la perversa publicación electrónica “InSight Crime”, “híbrido de periodismo y academía que se adentra en el crímen organizado” como se define, pero que promueve guerras civiles en distintos lugares. El hecho es que el ahora destacado político Salvador Nasralla ha recibido el apoyo de los representantes de las mismas tendencias ideológicas que él terminó aglutinando, como puede verse en las fotos que acompaño a este comentario. Entre las que destaca el ultraizquierdista frustrado “comunista cubano”, por no haberle recibido la “Orden del Quetzal” el difunto Fidel Castro y expresidente guatemalteco Álvaro Colom, quien llegó a manifestar su solidaridad en contra de “la bota militar” que dicen, estaría imponiendo como ganador al actual presidente Juan Orlando Hernández (autorizado para reelegirse desde el 20l5 como manda la Constitución de su país) Colom llegó parapetado bajo una casaca de la OEA. Para muchos es indignante y peligroso para Guatemala, que un expresidente vaya nada menos que con el vecino, a ejercer presiones indirectas, desafiantes y fuera de contexto, cuando a duras penas logró alguna vez llegar aquí a la presidencia por existir el sistema de las dos vueltas, que le favoreció.

Por otra parte, se hizo escuchar la voz del furioso e hipócrita castrocomunista representante de la Cámara baja de los Estados Unidos Eliot Engel, coordinador de la Revolución Obama Castro. Este dijo que había estado siguiendo las elecciones de cerca y estaba muy preocupado por “una variedad de informes preocupantes, incluidos los sobre la falta de transparencia” del tribunal electoral e instó al (tribunal) a demostrar su voluntad “de defender los principios y valores consagrados en la Carta Democrática Interamericana” como si en realidad estuviera investido de facultades para tal propósito. Este oscuro y funesto personaje ha estado directamente relacionado con toda la serie de atropellos contra la república de Guatemala, protagonizados durante el tiempo en que se desempeñó como “embajador” el mafioso Todd Robinson, el antiguo oficinista de la embajada de EEUU en Guatemala, que cultivó un odio racista en contra de las estructuras económicas y sociales que prevalecen en nuestro país y quien no vaciló, ante el mismo oscurantismo contra éste país que promovió el expresidentes Obama, en sembrar el odio y la intriga hasta entrometerse en el atentado contra su misma misión como diplomático, al apoyar en la prensa el falansterio de reforma constitucional.Ver: http://www.noticiashondurashn.com/?p=11929

Desde El Salvador un grupo de militantes y diputados del oficialista salvadoreño Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) protestaron hoy contra un “fraude” electoral y la “represión” en Honduras tras las elecciones generales del domingo pasado.
“Cerca de una veintena de miembros del FMLN se concentraron frente a la Embajada de Honduras en El Salvador con pancartas, consignas contra la supuesta intervención de Estados Unidos y acompañados por el grupo de músicos Los Guaraguao.

“Queremos expresar nuestra condena y nuestro repudio a la conducta represiva que se ha abierto en Honduras frente a los acontecimientos electorales”, dijo el diputado del FMLN Carlos Ruíz en la concentración. Ver http://www.noticiashondurashn.com/?p=11940 “

No cabe duda de que la escasa diferencia de votos que le dan la victoria al Presidente Juan Orlando Hernández del Partido Nacional (cuyos origenes están en el viejo partido Conservador de Honduras) y los contratiempos sufridos por el traslado de papelerías de las mesas electorales desde las localidades más remotas, en aeronaves del Ejército de ese país, y que no fueron ingresadas a ningún sistema digital por carecerse del mismo, dio origen a la elaboración de tantas especulaciones como imaginaciones sobre lo ocurrido en los conteos. Los resultados de los cierres de mesas únicamente se transmitieron mediante llamadas telefónicas, aunque por disponer de servicio celular tanto la autoridad electoral como los fiscales de cada partido en mesas, resulta en incongruencia compararlo con lo que ocurría cuando los datos se transmitían en una sola central de telefonía fija, como fue el caso de Guatel-Gate cuando se pretendía que Guevara Rodríguez había ganado en Guatemala hacia 1981.
Ha podido notarse por lo que la tecnología pone a nuestro alcance en este tiempo que Salvador Nasralla, no imaginaba que su aceptación por sus programas de televisión hubiese cobrado tal auge, y ha insistido en que no menos de cinco mil actas han sido dejadas por un lado sin ingresarlas y que su partido posee información sobre las mismas.

Es de recordar la forma en que apareció en el escenario político el candidato Salvador Nasralla, es decir, como representante de la rama más conservadora del viejo partido Liberal hondureño. Recordemos que en aquella rama Liberal-Conservadora dominaba un hijo del poderoso banquero de origen israelí,Jaime Rosenthal, Yani Rosenthal. Este, diputado del partido liberal y primer designado a la Presidencia en el Congreso —o diputado vicepresidente de la república como lo fue en Guatemala antiguamente— conservaba numerosas bases del partido desde que el rebelde empresario maderero Manuel Zelaya ocupaba la presidencia y provocó una división en la organización política, al proclamar una “apertura democrática” por su entrañable amistad con el entones presidente neo-comunista venezolano Hugo Chávez Frías. Los Rosenthal desde entonces suprimieron su apoyo a Zelaya, aunque conservaban algunos escaños en el Congreso, desde los que había elegido al presidente Micheletti. Hacia el 2015 fueron sorprendidos por una orden proveniente de los EEUU con acusaciones que los involucraban con conspiración relacionada con el narcotráfico. Ante las que resultó obligado para el gobierno de turno, el cierre del banco más grande de ese país, del cual ellos eran los únicos propietarios.Por cierto, echando mano de un procedimiento que fue visto como improvisado y que dejó insatisfecha a la ciudadanía. Ante esa situación, surge en la palestra política, el hábil comentarista de televisión Salvador Nasralla, quien protagonizó una defensa pública de las once mil familias, que dependían del trabajo de los jefes de las mismas en el banco arbitraria e ilegalmente clausurado ( Ver: https://www.youtube.com/watch?v=1cN56AAMSgU ) así como la de todos los demás desempleados en Honduras,en gran parte producto de la instauración de la política anti-corrupción que acompaña al Plan de Prosperidad Triángulo Norte de C.A. Tema que le valió una acogida general y grandes simpatías entre el pueblo hondureño en general por lo que crecía progresivamente en apoyo popular. Sin descartarse hasta la fecha que contó con el apoyo paternalista del viejo Rosenthal, a quien Maduro nunca quiso obedecer. De manera tal que, hasta que el mismo expresidente Zelaya y su esposa, perdedora de las últimas elecciones, le fueron a buscar para darle su apoyo y mantenerse cerca de él, sabedores de que su propio hijo quien se lanzó por separado, no tenía mayores expectativas.

Como puede recordarse además, el Congreso de Honduras según su Constitución destituyó a Zelaya por intentar la introducción inconsulta de una papeleta electoral adicional, que le daría opción a reelegirse. La aplicación de este mandato constitucional soberano, provocó la ira de la “comunidad internacional” de socialistas y pro-chavistas enquistados entonces en la OEA dominada por el comunista chileno Miguel Insulza. Así también el Departamento de Estado de EEUU, dominado por la también pro-chavista Hillary Rodham Clinton, al grado de que ésta en una de sus desorientadoras publicaciones mencionaba a Zelaya como el prototipo caricaturesco de las tristes víctimas de los golpes de estado. Pero a la vez, indirectamente, le ofrecía no descansar junto a sus amistades en Honduras —representadas por el famoso Padre Nelo, jesuita que tuvo en su seminario al actual senador Tim Kaine, quien figuró como vicepresidenciable de la Clinton.

En conclusión, y aun pendientes de las últimas noticias que seguramente confirmarán la superioridad aunque leve en votos recibidos de Juan Orlando Hernandez, se ha observado la manera casi profética en que ha venido a cumplirse las profecías del ya famoso cura jesuita de Honduras, el Padre Nelo, Ismael Moreno Coto; es el director del centro de acción social jesuita ERIC (Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación) y de Radio Progreso . Convertido desde hace algunos años en uno de los principales opositores al Gobierno de Juan Orlando Hernandez ha repetido en las grandes concentraciones populares en las que suele ser recibido que “La reelección de Juan Orlando—representa la consolidación de un régimen político populista con fuerte acento en el autoritarismo y la fuerza y una alianza firme entre el Estado y el capital privado y transnacional”. Habiendo criticado también el jesuita Nelo, quien en Honduras desempeña el papel de un activista de derechos humanos en plena concertación con el programa encubierto de los sectores demócratas estadounidenses que dirige Clinton.

Ya que fue Nelo quien formó al senador Tim Kaine, excandidato a vice la “primera mujer presidente de los EEUU” quien se arrepintió de tomar los habitos en la comunidad de los jesuitas en que vivió muchos años, es famoso también por haberse anticipado a declarar “que este Gobierno “ha tenido una alta dosis de populismo” a través de “programas de asistencia sin comprometer ninguna política pública que trastoque el actual estado de las cosas basado en la conducción de una reducida élite -unas 17 familias- en asociación con multinacionales. Muchas ayudas a la gente pobre, dejando la misma situación de desempleo, sin acceso a la tierra y con la privatización de todos los servicios y bienes públicos”. Todo lo cual nos indica que, al igual que los concentrados en el campus de la URL en Guatemala, los jesuitas hondureños son marxistas de la teología de la liberación y que su integración a un desgobierno como podría ser el de Salvador Nasralla, conduciría a ese país a una disgregación y un caos parecido al que consiguieron en Nicaragua durante el primer gobierno sandinista, con la aplicación de esos criterios de parte de los jesuitas Cardenal, al menos en dos ministerios.

Por J. Federico Rodríguez-Paúl L.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *