Debemos mejorar las carreras técnicas para que los jóvenes sean competitivos

La visita que nos hizo el Presidente de México, señor Enrique Peña Nieto, nos ha dejado a los guatemaltecos dividendos, LALA, uno de los grupos empresariales más importantes de ese país, anunció que hará una inversión en Guatemala de 30 millones de dólares, el equivalente a 220 millones de quetzales, en la construcción de una planta en Palin, Escuintla de elaboración de productos lácteos.
Manifestó Eduardo Tricio Haro, uno de los estrategas del grupo Lala, que luego de una revisión estratégica de hacia donde se debería de crecer fue Guatemala la opción, ya que el grupo había invertido anteriormente en el país, específicamente en el año 2008 con la compra de Foremost; lo importante es que esta nueva inversión mexicana en nuestro país, generará un aproximado de 3,000 empleos directos, y un sinnúmero de empleos indirectos, a la vez que crecerá nuevamente nuestro hato lechero ya que se tendrá una planta en donde el requerimiento de leche será muy elevado.
Lo hemos manifestado hasta la saciedad, en la medida en que se desactive la conflictividad social, se minimice la criminalidad y la violencia, se ofrezca certeza jurídica, no se cambien las reglas del juego y se garantice la seguridad pública, las inversiones llegarán, nuestro país geoestratégicamente ocupa un territorio que resulta vital para cualquier empresa que se instale aquí, ya que pueden distribuir sus productos al norte y al sur del hemisferio.
Lo que tenemos que aprender de este tipo de oportunidades que se nos presentan con estas inversiones, es que resulta sumamente importante que empecemos a preparar a nuestros jóvenes en carreras técnicas, para que el país tenga no solo un territorio adecuado que ofrecer para invertir, sino también mano de obra calificada, y aquí resulta importante hacer una alusión al Centro de Formación Profesional Padre Bartolomé Ambrosio, situado en la zona 8 de la ciudad capital, en donde en la actualidad, se forman 176 jóvenes en dos jornadas, se especializan en carpintería, electricidad, soldadura, herrería, mecánica, computación, torno y fresadora.
Los jóvenes estudiantes, en su mayoría, provienen de los departamentos, este centro brinda facilidades especialmente a aquellos que no tienen acceso a una educación formal, debido a su situación económica, la mensualidad por alumno es de 50 quetzales pero hay familias y jóvenes que por su pobreza no pueden reunir esa cantidad, por lo que el centro otorga becas parciales o completas, aunque el costo operativo para el Centro de Formación representa mensualmente entre 900 y 1,600 quetzales por alumno, ya que corren con la cuenta de los servicios médicos, así como el sostenimiento de una casa en donde habitan los jóvenes provenientes de los departamentos más lejanos, que no tienen en donde vivir, este centro se mantiene con donaciones particulares y se encuentra situado en la 39 calle “B” 6-69 de la zona 8, apóyemelos con donaciones, es dinero bien invertido.
La pregunta que yo que me hago es ¿Para qué tanta extensión universitaria pública y privada, si las carreras que se ofrecen son las mismas de siempre, Derecho, Profesor de segunda enseñanza, Trabajadora Social, Relaciones Internacionales y otras más? cuando nos deberíamos de preocupar por tener extensiones universitarias que impartan carreras técnicas, y por el otro lado el Ministerio de Educación debería de implementar Centros de Formación Técnica, por lo menos uno por cabecera departamental y de bajo costo, para que los estudiantes puedan aprender oficios que les permitan convertirse en mano de obra calificada y tener un futuro mejor.
La educación, pero especialmente las carreras técnicas, son primordiales para que el país pueda salir adelante, si el objetivo que perseguimos como nación es mejorar las condiciones de vida de las próximas generaciones, implementemos y fortalezcamos la educación técnica, si queremos un mejor futuro para nuestros jovenes, invirtamos en educación.
GUATEMALA NECESITA DE SUS MEJORES HOMBRES Y MUJERES PARA RESCATARLA.
JULIO RIVERA CLAVERIA

563 thoughts on “Debemos mejorar las carreras técnicas para que los jóvenes sean competitivos