LA VIOLENCIA SIN FIN

La extorsión se ha convertido en un grave flagelo en nuestro país, esta afecta la economía en general y especialmente a la micro, pequeña, mediana y gran empresa, quienes tienen que disponer de un renglón específico dentro de su presupuesto para el pago de las extorsiones o, en algunos casos, trasladarse a nuevas áreas o cerrar el negocio y, de no hacerlas efectivas, se asesina a sus empleados de lo cual hay muchos ejemplos; asimismo, en las denominadas áreas rojas, a muchas familias se les extorsiona por vivir en sus propias casas, lo que ha obligado a incontables familias a desplazarse a lugares más pacíficos, huyendo de la violencia criminal y dejando por un lado todas sus posesiones materiales, las que han hecho con gran sacrificio y trabajo a lo largo de los años, haciéndolos cada vez más pobres.
Las extorsiones se han convertido en una industria criminal lucrativa porque permite despojar de su dinero a personas y empresas por lo que resulta vital que las instituciones encargadas de la investigación criminal trabajen fuertemente y coordinadamente, para poder ir conteniendo este fenómeno criminal que afecta la economía, a las empresas y el patrimonio de las familias, no es justo que muchas personas que han dedicado sus vidas a crecer sus empresas y empresas tengan que cerrar porque un grupo de criminales los quieren despojar de su patrimonio, lo trágico es que en muchos de los casos el resultado final es la muerte si no se paga la extorsión, ya se sabe con certeza que en un 98% las extorsiones salen de las prisiones del país, pues a controlarlas.
Estos hechos criminales producen en la ciudadanía una pérdida de confianza en las autoridades y a la vez obliga a que la población pueda pensar en algún momento en hacer justicia por mano propia al no encontrar una solución a los hechos que los afectan, el efecto de estos hechos es que la población se siente desprotegida, y esa sensación de amenaza o realidad en que viven, los conduce a no dudar en apoyar la violencia justiciera ya que esta se percibe como una opción para restablecer el orden.
Los diversos estudios e investigaciones sugieren que la justicia por mano propia tiende a empezar con un Estado débil, instituciones de seguridad y justicia frágiles y una población desesperada por seguridad y justicia, de allí la importancia de que el gobierno central sea capaz de mejorar la problemática que genera la violencia criminal, para que la población pueda desarrollarse plenamente y vivir en paz. De otra manera tengan la certeza que tarde o temprano la población estará demandando justicia por mano propia
GUATEMALA NECESITA DE SUS MEJORES HOMBRES Y MUJERES PARA RESCATARLA.

 


JULIO RIVERA CLAVERIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *