Perfil idóneo para ocupar la Fiscalía

El Ministerio Público, es la institución encargada de dirigir la investigación en materia penal, como tal, le corresponde el ejercicio de la acción pública, es decir, realizar la persecución de aquellos hechos calificados como delitos, para con posterioridad, lograr establecer la veracidad de estos, los motivos por los cuales se cometió, así como los participes.

Como entidad auxiliar de los tribunales de justicia, su actuación debe ser objetiva e imparcial, sujeta únicamente a la Constitución y la ley, garantizando a los habitantes de la República, el pleno goce y ejercicio de sus derechos constitucionales y procesales, para no ser perseguidos o investigados, sino por hechos que estén previamente calificados como delitos o faltas por una ley penal.

Sin embargo, los guatemaltecos hemos sido testigos de como las dos últimas administraciones del órgano encargado de la persecución penal, han utilizado la institución como una herramienta de venganza político-ideológica, para perseguir y encarcelar por ejemplo a nuestros veteranos de guerra, por haber defendido la soberanía del país, del ataque violento que un grupo de cobardes terroristas llevó a cabo para tomar el control de este y postergarse en el poder. Así como, en contra de cientos de personas que, siendo inocentes, se encuentran privadas de su libertad individual hace más de dos años, todo por la ambición de llenar una estadística que a la postre se convierta en una donación o en un premio internacional.

Por ello, los postuladores deberán de tomar en cuenta que el país necesita al frente del Ministerio Público, a un profesional del derecho que sea temeroso de Dios, valiente, que cumpla y haga cumplir la Constitución y la ley por sobre todas las cosas. Que defienda la soberanía nacional del ataque de cualquier país u organismo internacional que pretenda injerir en la administración de justicia. Sin cola que le puedan pisar. Litigante y notario activo, forjado en la calle, en su oficina profesional. Que ame a Guatemala y que no se deje doblegar ante presiones nacionales e internacionales. Con amplio espíritu de servicio, vocación y liderazgo absoluto, capaz de proyectar en los demás fiscales respeto, disciplina y cumplimiento irrestricto de la ley.

Que denuncie cualquier acto de presión nacional o internacional. Con solvencia moral y ética para no plegarse a los designios de la CICIG y que la ubique en el lugar que le corresponde, es decir como querellante adhesivo. Que exija la expulsión del non grato del país y que investigue, procese y encarcele a todos los funcionarios públicos, jueces y fiscales incluidos, que se prestaron al sucio juego del enajenado mental de Iván Velásquez Gómez, en su afán por pretender defenestrar al Presidente de la República, vilipendiar la independencia judicial y vulnerar el organismo legislativo.

Por ello, el perfil del futuro jefe del Ministerio Público debe alejarse lo más que se pueda, del sugerido por los grupúsculos de supuestos defensores de Derechos Humanos y organizaciones sociales que conforman el pacto de terroristas, quienes a base de chantajes constitucionales pretenden a toda costa, designar como Fiscal General a un abogado que sea experto en Derechos Humanos, con dominio de idiomas ancestrales. Burócrata de profesión, es decir, que haya estado refundido en una silla plástica, escribiendo libros con tendencia ideológica. Que no tenga oficina profesional y por ende nunca haya litigado en las distintas disciplinas jurídicas. Íntimamente relacionado con entidades de la supuesta sociedad civil, docente universitario, con buena letra, así como aficionado a la comunidad LGTB…. Como si esos requisitos fueran necesarios para ejercer la persecución penal y combatir la delincuencia organizada que nos tiene sumidos en el desempleo, la falta de inversión y la polarización entre hermanos.

Elegir de nuevo a otro monigote servil como Thelma Aldana, para ocupar la jefatura del Ministerio Público, desencadenará una crisis social, política y jurídica que fácilmente podrá iniciar otro conflicto armado. NoAl#PactoDeTerroristas.

 

Raul Falla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *