Serrano Elías tiene solvencia moral para hacer señalamientos?

El 25 de mayo de 1993 los guatemaltecos amanecimos con la noticia de que el presidente de ese entonces, el ingeniero Jorge Antonio Serrano Elías pretendía suspender 46 artículos de la constitución política de Guatemala y asumir el control total del estado.

Ese acto tiránico fue conocido en su momento como “El Serranazo”.

Serrano disolvió el Congreso, la Corte Suprema de Justicia y la Corte de Constitucionalidad y durante siete días intentó amordazar a la prensa del país, promulgando el decreto 1-93, Medidas Temporales de Gobierno, en donde se suspendían las garantías que establece la Constitución, pretendiendo de esta forma censurar la prensa, la llamada Ley Mordaza.

Era nada más y nada menos que Roxana Baldetti, la que coordinaba la censura desde la Secretaría de Relaciones Públicas de la Presidencia. Ella envió, en apoyo a Serrano, censores a los diferentes medios, pretendiendo con ello callarlos.

Todas estas medidas no duraron ni una semana, cuando la Corte de Constitucionalidad declaró inconstitucional el golpe de Estado, por tal razón perdió el apoyo del ejército, viéndose forzado a huir, vía El Salvador, hacia Panamá, en donde ha vivido sumido en la riqueza, entre haciendas y caballos de raza peruana, empresario y millonario, con el dinero que desfalcó de las arcas nacionales, luego de encontrarse en la banca rota antes de llegar a la presidencia del país.

Actualmente existe orden de captura en su contra, pero no ha podido ser extraditado por el respaldo que le han brindado los presidentes panameños desde ese entonces.

¿Este señor es el que ahora pretende refundar el Estado?

Su nombre ha vuelto sonar en los medios de comunicación y las redes sociales, después de mucho tiempo, cuando su abogado defensor Hiram Sosa, solicitó que se terminara la persecución penal de su cliente. Diligencia que se llevó a cabo el martes 17 de octubre recién pasado en el Juzgado Sexto Penal para resolver si se suspendería o no la persecución penal contra el exmandatario.

Ante tal solicitud, el Ministerio Público solicitó que siguiera vigente la orden de aprehensión girada contra Serrano. El fiscal adujo que el expediente del caso no permanece “dormido”, y que sobre el implicado hay múltiples delitos declarados, entre ellos, violación a la Constitución, abuso de autoridad, abandono de cargo, usurpación de funciones y desacato a los presidentes de los organismos del Estado.

Igualmente, la Procuraduría General de la Nación pide que continúe vigente el caso.

Tomando en cuenta estas peticiones, el juez suplente Pedro Lainez confirmó la orden de captura internacional en contra de Serrano Elías, reafirmando los delitos incurridos como consecuencia del fallido “autogolpe de Estado”.

En redes sociales y en comunicados que ha publicado por varios medios, desde hace 24 años, este aprendiz de tirano se ha empecinado en culpar de “sus males” a la familia Gutiérrez, principalmente a Dionisio. Ahora resulta que El Serranazo es culpa de los dueños del pollo. Eso es confundir la gimnasia con la magnesia.

Perdóneme señor Elías, eso es una desfachatez, creída solamente por quienes apenas nacían en esa época y son quienes ahora le apoyan, y han dado en convertirlo en un mártir que pelea por la liberación de la patria, que como fantasma ha decidido reaparecer en la escena política.

Hoy habla de refundar el Estado, pero muchos lo descalifican, porque precisamente el rompió el orden constitucional, cuando provocó un auto golpe de estado en el país. Pero como ha transcurrido mucho tiempo desde aquel acontecimiento, mucha gente que desconoce la verdad de su historia ciegamente lo ha apoyado.

¿Con qué solvencia moral pretende Serrano venir a imponer una refundación del Estado, cuando él ha estado huyendo de la justicia guatemalteca por tantos años?

Ahora que he recordado esos lamentables sucesos, viene a mi mente su paso, entre un grupo de reporteros a los que él tanto había ofendido y desairado como Jefe de Estado, éstos preguntaron con una inocultable alegría si era cierto que ya había renunciado a la Presidencia.

Las últimas palabras de Serrano a los hombres de prensa serían: Periodistas hijos de P…”. Todo estaba consumado, el Presidente había caído en desgracia, y minutos después, desde el interior del aeropuerto, un viejo avión de la Fuerza Aérea Guatemalteca alzaba vuelo rumbo a San Salvador, llevando dentro al hombre que había caído del poder, víctima de su prepotencia, ceguera y ambición.

 

Walter Franco Carranza

1.027 thoughts on “Serrano Elías tiene solvencia moral para hacer señalamientos?